13 de diciembre de 2010

COPE: La ley del embudo. Basta ya de pedir sin dar nada a cambio

El primero de este mes se reunió el Comité de Empresa de COPE Madrid. Independientemente de la información que el Comité pueda dar de lo tratado, la Sección Sindical de CCOO en COPE Madrid tiene la necesidad de manifestar unas cuantas opiniones.

Varios compañeros del departamento de emisiones nos han dicho que hay personas comentando por ahí que sobran técnicos de continuidad, que el nuevo sistema implantado desde el comienzo del ERE tiene de brazos cruzados a algunos trabajadores durante horas. A la Sección Sindical llegan quejas de todo lo contrario: nos cuentan que no les queda tiempo ni para ir al baño. Entendemos entonces que lo que realmente subyace es un problema de organización del trabajo. Que no sobran técnicos nos lo demuestra día a día la Antena. No hay más que pararse a escuchar para comprobar la “calidad” del sonido que estamos emitiendo, y parece que esto no importa a los responsables de la empresa. Sin embargo son capaces de permitir que se contrate a una empresa de megafonía que cuesta mucho dinero, en vez de tirar de los trabajadores a los que luego les pelea media dieta de viaje. Ejemplo: la empresa ahorra 25 € de media dieta a la vez que se gasta alegremente 1800 € en contratar la megafonía a una empresa externa, y eso cuando el salón desde donde se va a realizar el evento, no precisa de megafonía, y la pena es que esto no es un hecho aislado.

La aplicación del ERE temporal está generando un caos de organización en casi todos los departamentos, pero los técnicos y los redactores, tanto de informativos como de programas, se ven especialmente afectados. El trabajo tiene que salir, como sea, aunque no luzca.

El nuevo formato de los informativos y boletines de ámbito nacional supone para los periodistas una escasa presencia en antena. El trabajo de los redactores, su dedicación y entrega es igual o más intensa que durante etapas anteriores. La aplicación del ERE de carácter temporal obliga a estos profesionales a duplicar en ocasiones el ya intenso trabajo que requiere la cobertura y búsqueda de información diaria. De hecho son prácticamente los únicos trabajadores que se ven obligados a cubrirse unos a otros para llegar a todo y evitar que la Cadena pierda competitividad. La Sección Sindical de CCOO quiere poner en valor el trabajo de estos compañeros que aunque no “suenen” están cumpliendo sobradamente con sus obligaciones laborales.

Si bien es problema de la empresa explotar adecuadamente sus recursos humanos, es obligación de esta representación dejar claro que no sólo se cumple el horario con creces, sino que contamos con bastantes indicios de que las personas que cumplen un día de ERE a la semana superan de largo las 28 horas laborales que deberían hacer por convenio. Algo que, de poder ser constatado, esta Sección Sindical no dudará en transmitir a la Inspección de Trabajo. Ni que decir tiene que estas horas no son ni recuperadas ni cobradas y que tampoco se ven compensadas con la presencia en antena.

No entendemos la actitud de la dirección de recursos humanos, que está negando el pan y la sal a la plantilla; es más, se hace oídos sordos a las denuncias que permanentemente hacen las distintas representaciones de la plantilla hacia directivos, directores y responsables de departamento, y cuando uno de los trabajadores se despista en este caos, no dudan ni un minuto en amonestarlo. ¿Qué está pasando? ¿Por qué esta actitud tan hostil con una plantilla que ha demostrado de sobra su implicación y su generosidad? Así las cosas, no nos queda más que hacer serias advertencias: mientras Zapatero nos lo permita, la ley nos ampara. Basta ya de pedir sin dar nada a cambio.